Muchos de los visitantes a Barcelona visitan el parque temático de Tibidabo para una vista de la ciudad, o tal vez van a Montjuic. Yo tenía una amiga visitando el último fin de semana, y quería llevarla a Tibidado para esta razón, pero cuando le mencioné a mi colega de trabajo que quería hacer esto, ella me recomendó Los Bunkers.
 
Los Bunkers de Carmel son un mirador de la ciudad que, hasta muy recientemente, no era muy conocido. Allí se encuentran los restos de una batería antiaérea de la guerra civil. Para llegar, tarda un poco en transporte público, y es más fácil por bus que por metro. 
 
Durante esta parte del año, hace mucho frío, como es un punto tan alto y con mucho viento. Cuando fuimos, solo teníamos chaquetas, pero recomiendo llevar más de una y también una cobija.
 
La vista es una panorámica de la ciudad, y hay varios sitios donde se puede sentar la gente. Nosotras nos sentamos en el lado que miraba hacia la playa, que parecía ser el más popular. Nos sentamos con nuestra botella de cava, jamón y queso, y tratamos de quedarnos hasta la puesta del sol, para ver Barcelona por día y por noche. 
 
Desafortunadamente, hacía demasiado frío, pero tengo planes de volver, preparada, con una cobija, una chaqueta más grande y más cava.