Todos saben que Gràcia es el barrio más ¨hip¨ de Barcelona. Por todo el barrio, hay muchas empresas pequeñas, restaurantes auténticos y bares guays. El local de Gràcia que me gusta más es la Plaça del Sol, que está cerca de la parada de Fontana.
 
La plaza no es muy grande, pero hay varios restaurantes, bares y hasta discos alrededor, con mesas en la plaza llenas de gente. Pero no solamente es un espacio para los que están cenando o tomando jarras. Toda la plaza está llena de jóvenes sentados en el piso de la plaza, llenándola con el sonido de conversación y el olor de humo.
 
La mayoría está bebiendo cerveza que han comprado de los vendedores que se ven por toda la ciudad. Esta vez, estaban más organizados, con camisas que correspondían y decían ¨Cerveza, un euro¨ en el estilo de la marca de cerveza, Estrella Damm. Siempre me sorprende que tan abiertamente venden la cerveza ilegal, pero esto era otro nivel de romper la ley.
En general, es un ambiente guay, con cerveza barata.