Uno de los pocos lugares a donde he ido más de dos veces en Barcelona para salir es el Cyrano. A mís amigas y a mí nos encanta probar nuevos lugares cada vez para conocer más, pero este bar es tan divertido que nos gusta ir mucho. Queda cerca de CASB y siempre está lleno. 

El chiste del bar es que uno no paga mucho y puede tomar mucho. Uno paga 3,50 euros y te dan un vaso vacío con hielo y después el pomo de alcohol que quieras para que uno pueda llenar el vaso hasta donde quiera. Y a parte también les dan un shwepps, coca cola, o lo que quieran. Es muy buen lugar para salir antes de ir a la discoteca.

Aparte de lo que les acabo de contar, también hay palomitas gratis. Hay bolsas gigantes de palomitas al lado del bar y uno va con un platito profundo a llenarlo ¡y lo puede rellenar las veces que quiera! Está muy bien porque así uno también come mientras bebe.

Otra cosa que me encanta es que todos son muy amables. El camarero siempre tiene una sonrisota y le gusta que le hables en catalán. Así practiqué una noche todo lo del pro seminario. Él también nos grabó a mis amigas y a mí con una cámara de vídeo cuando le pedimos el favor, ¡fue muy lindo! Hay una señora que creo que es la dueña que les da una botella de agua gratis a todos los que salen. También antes de la botella, les da un chupito gratis a sus clientes. Le encanta tomarse fotos con todos y siempre atiende a sus clientes con mucha amabilidad. Entonces básicamente uno tiene muchas cosas gratis toda la noche y acaba gastando, por lo general, no más de 7 euros.

Lo único que no me encanta es que es muy difícil encontrar en dónde sentarse porque siempre esta atascado. Pero hay mucha gente divertida que te invita a sus mesas y te hace lugar. Aquí hay locales pero también muchos extranjeros. Pero igual se puede conocer a gente nueva y pasársela muy bien. Hay de todos lados y todos son jóvenes. Sí uno llega a las 11 seguro que sí puede encontrar lugar en donde sentarse y ya se queda ahí un rato. Está muy cerca de muchas discotecas si uno quiere salir después. El lugar no tiene mucha música y se escucha mucho ruido por la cantidad de gente que hay.

Pero en general, ¡se lo recomiendo mucho!